Javier de Cambra
"Las mejores noches del San Juan”

CICLO “JAZZ ES PRIMAVERA”
Dave Douglas Tiny Bell Trio (9-III-2001). Gary Bartz Quartet (10-III-2001). Colegio Mayor San Juan Evangelista. Madrid.


El legendario club de música del San Juan sigue pendiente del latido del jazz que se hace ahora mismo y volvió a ofrecer dos jornadas en las que contrastar modos y maneras. Pero en la primera fila, con un reciente campeón de la trompeta como es Dave Douglas y un músico que avanza espléndido en su madurez como el saxofonista Gary Bartz. Afortunadamente, no cesan las noches del San Juan desde hace 31 años.

En el baro del Colegio podía leerse “Nuevo Douglas. Más sabor. Más intenso”. No era el cartel del concierto sino la publicidad de una casa de chicles, pero bien pudo valer como anuncio y resumen de lo que Dave Douglas y su Tiny Bell Trio ofrecerían: más sabor, más intensidad.

De Brassens a Schumann

Apenas ha pasado un año desde que Douglas presentara su penúltimo proyecto, homenaje a Mary Lou Williams, en el mismo auditorio, y ahora comparecía con una de sus formaciones de referencia, el Tiny Bell Trio o Trío Campanillas en 1993 con un nuevo mensaje: la música de las bandas de metales de los Balcanes expuesta en formato de Trío de jazz. Y no uno cualquiera, sino en instrumentación bien inusual: trompeta, guitarra (Brad Shepik) y batería (Jim Black). Y en el repertorio tanto pueden saltar un tema de Herbie Nichols, como una canción de Brassens o una aproximación a Schumann. Tres músicos con tres instrumentos se hacen orquesta de bolsillo y rematan la noche con “Ask me now”, del maestro Monk, y hubo sabor e intensidad en este jazz de hoy, que sigue proponiendo nuevas encrucijadas.

Gary Bartz y su grupo señalarían también sus marcas en cuanto a intensidad se refiere. Es curioso que dos saxos altos que estuvieron con Miles Davis en los setenta, Sonny Fortune y Gary Bartz, hayan tenido una reaparición en escena, con un disco homenaje a John Coltrane el primero, mientras que el segundo anuncia uno próximo, y al término de su concierto reconoce haberse aproximado a la senda de Coltrane. Como él mismo anunció, el concierto se produjo sin pausas, enlazando un tema con otro y sin un respiro para el Ferrero trío compuesto por el pianista Barny McCall, el contrabajista Kenny Davis y el baterista Greg Bandy. El líder ha logrado un sonido absolutamente personal y reconocible en el saxo alto, que toca en su tesitura más cercana al tenor y también parece que han sido tenores sus principales maestros en la construcción de solos: John Coltrane y Sony Rollings. Si la apuesta de no dar pausa ni pequeña tregua a la audiencia es arriesgada, la acción del grupo logró cautivar. Un conierto estimulante y cargado de argumentos.


JAVIER DE CAMBRA – LA RAZÓN – Cultura 12/03/2001
 

<< VOLVER